DÍA DEL AMIGO

julio 21, 2007

Afecto, afinidad, aprecio, simpatía son palabras que pueden definir algo tan maravilloso como es

LA AMISTAD…

crucigramas.jpg

El viernes 20 de julio empezó con abrazos, besos, pero sobre todas las cosas mucha alegría ya que se trataba del día del amigo.

 

Un día especial para pasarlo junto a esas personas que siempre nos ayudaron y estuvieron junto a nosotros.

 

El clima del colegio no era el mismo de siempre, a pesar de que en todos los cursos se trabajó como cualquier otro día de clase. Se había generado un ambiente de compañerismo muy fuerte.

 

Todos esperaban con ansias las últimas horas, cuando los alumnos se juntarían para compartir un momento de compañerismo.

 

La propuesta era resolver algunos juegos de ingenio y pasar un rato de camaradería compartiendo los alimentos y bebidas que los alumnos habían traído.

 

Al principio, algunos alumnos cuestionaron los juegos preparados por los docentes, pero, pronto, esos mismos fueron los que se esforzaron por terminar primero para obtener el premio sorpresa.

 

“Hubo risas, charlas, juegos, diversión y enseñanza. Principalmente, la conexión profesores-alumnos fue sensacional e inigualable”, confesó Bernardo, de primer año.

 

Se formaron cinco grupos con integrantes de los cuatro cursos y se entregaron tres crucigramas por grupo, cuyas consignas debían resolverse con conocimientos de los diferentes niveles.

caq30p6f.jpg“Un juego didáctico, en el que se requería de conocimientos, agilidad e inteligencia, y para su resolución, se podían usar las computadoras”, comentó otro alumno.

 

Tres crucigramas con todo tipo de preguntas: desde la marca de los calefactores hasta la velocidad de transmisión de la información en un cable coaxil; desde el segundo nombre de la directora hasta el nombre de Adorno, creador, junto a otros, de la teoría crítica de la comunicación.

 

En fin… preguntas que desafiaban el conocimiento del grupo, y promovían una competencia sana y alegre. Todos apresurados, tratando de contestar.

 

Poco más de una hora después, el equipo ganador logró superar la prueba. Esto dejó desilusionado a los grupos que poco le faltaba para terminarlos.

 

“¡Un momento para compartir y pasarlo bien juntos…! “, dijo Carolina, alumna de primer año.

“¡La verdad es que lo pasamos re-bien!”, comentaron la mayoría.


Un día diferente: Juegos, risas y mates…

junio 25, 2007

Jornada de Convivencia del 21 de Mayo

Un día diferente: Juegos, risas y mates…

Su objetivo: fortalecer la amistad y dejar de lado las diferencias

Asistencia casi perfecta

recrea11.jpg

Al llegar a la villa del club Independiente, “casi de madrugada”, a juzgar por la cara de sueño que todos tenían, incluyendo los docentes, comenzó la diversión. Los “profes” de educación física organizaron una serie de juegos “para encender los motores”.

A pesar del frío, los alumnos concurrieron con entusiasmo, adhiriendo a las actividades propuestas.

Un partido de fútbol singular: Chicas contra chicos, pero con la diferencia de que los muchachos tenían que correr de a dos, agarrados de la mano. A pesar de esta limitación, el partido resultó favorable al equipo masculino por 7 goles contra 2. “Menos mal que el gol de las mujeres valía doble”… exclamó una alumna riéndose.

Los mosquitos: visitantes indeseables…

Hacia el mediodía se formaron grupos esparcidos por todo el campo de deportes, con el fin de compartir el almuerzo al aire libre. Incluso algunos se animaron al uso de los fogones, para cocinar hamburguesas.

No faltó la tradicional mateada, que sirvió de nexo para unir a profesores y alumnos de los distintos niveles, mientras cada uno hacía lo posible por espantar a los “golosos” bichitos.

“Un día sin deberes, pero con enseñanza…”

recrea2.jpg

Se valoró el compañerismo, la solidaridad, el respeto, el conocimiento, los distintos gustos y la libertad de expresión, condimentos favorables para que esta jornada sea inolvidable.

Al finalizar el día, hubo una reunión para debatir sobre la experiencia vivida, con aporte de ideas y propuestas por parte de los alumnos, quienes volvieron cansados por el día agitado, contentos porque lo disfrutaron y preocupados porque se dieron cuenta que al día siguiente había clases normalmente.

Cuando llegaron los alumnos exhaustos, se escuchó: “’¡esto sí que estuvo bueno! ¡Que se repita!”